Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

miércoles, 29 de julio de 2015

Poema definitivo



Gustav Klimt, "Bronze autumn"

Eres la estrella incauta que dormita en
La noche insular de mis deseos,
Débil amparo y norte de mi ruta;
Tus manos originan la sed de
Nuestros cuerpos.

Entre mis dedos ateridos germina tu nostalgia,
Surca mi sangre el rápido perfil de una caricia,
Mis versos humedos zozobran en la brisa que dio
Fragua y hogar a tu destino; late mi pluma intacta
Jugando a ser promesa y devora en su luz la paz de
Tu tristeza.

Eres libre de ser cuanto de ti detesto y
Condeno a ser pasto y estigma de
una letra, pero libre de ti no he vuelto a
Ser el viento que en cada pájaro insurgente
Fecunda un imposible: una mañana, un ángel
O un silencio.

Porque perderte es renunciar al laberinto,
Cual rebelión gentil de un sueño en escarlata;
Válgame tu recuerdo manchado de llovizna
Más que un adios sutil sediento de tu alma.

miércoles, 1 de julio de 2015

Teoría de masas

Misha Godin, "Multitud"

Hace hoy ya más de veinte años, un nutrido grupo de artistas, críticos, periodistas y simplemente amantes del arte se dieron cita en una de las salas del Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana para asistir a la experiencia memorable de conversar con un eminente artista plástico cubano acerca de su experiencia como creador y como promotor de uno de los movimientos más novedosos y renovadores en la historia de las artes plásticas cubanas.
En medio de la plática animada, las risas, las exclamaciones que iban ensartándose dentro de un ambiente gratamente bohemio, aquellos hombres y mujeres, virtuosos en su mayoría, fueron alcanzando aquel estado de exaltación tan conocido por los súbditos del arte en que el mundo material se desvanece y un aluvión de sensaciones liberadoras invade irrevocablemente la realidad hasta hacernos brotar alas en el corazón; esa catarsis redentora sin la cual el arte no vale nada.
Sumergido en aquel estado de gracia el artista tuvo la ocurrencia de criticar con palabras moderadamente duras aquello que constituía uno de los temas centrales de su obra en aquellos tiempos: el deplorable estado de la moda como manifestación cultural en la vida de nuestro dantesco micromundo insular.
Una exclamación aprobatoria invadió el recinto pero pronto se vio interrumpida por una voz solitaria que gritaba:
- No me gusta la forma en que está usted criticando la moda cubana.
La dueña de la voz resultó ser una mujer joven, vestida sin un ápice de buen gusto en el estilo unisexo que se impuso en Cuba desde los primeros años de la revolución. El artista se interesó por saber si la mujer en cuestión era crítico de modas, modista o al menos periodista especializada en el tema mas después de descartar todas las variantes, la mujer se presentó como secretaria de núcleo del Partido Comunista.
- ¿Usted habla en el nombre de su partido o en el suyo propio? – se interesó el artista.
- Hablo en el nombre de las masas – respondió orgullosamente la mujer. Al escuchar lo cual el artista exclamó:
- Pues a mí no me gusta la palabra masas. El término masas es un recurso para despersonalizar a los individuos y convertirlos en un conglomerado homogéneo sin rostro ni voluntad que se puede echar a rodar en cualquier dirección.
De más está decir que la velada quedó estropeada irremediablemente, la sensación de libertad quedó relegada a la certeza de ser cada uno una mísera célula en aquel organismo monstruoso, carente de voluntad y albedrío, obligado a gritar consignas vacías y ser partícipe de actos que no encuentran su justificación en la burda realidad circundante; no obstante, yo sé que aquella tarde definió muchos destinos.
Alguien se habrá preguntado alguna vez porque resulta poco menos que imposible diferenciar por su aspecto a un águila de otra águila o incluso a un simio antropomorfo del resto de sus congéneres. No en vano Dios hizo a los hombres diferentes, tanto en el aspecto como en la personalidad; la individualidad juega un papel esencial en nuestras vidas, el hombre nunca podrá sacrificar su ego por el impulso ancestral de ser miembro de un grupo social.
El día en que se escriba la relación póstuma de los crímenes del comunismo será preciso reservar un lugar especial a los crímenes contra la personalidad.
Desde aquella lejana tarde en el Museo de Bellas Artes la vida en nuestra isla parece haber caído en una profunda anabiosis de la cual no han logrado despertarla siquiera los aires de renovación que desde hace ya más de medio año la cruzan en todas direcciones; el único signo irremisible del paso del tiempo son las ruinas decadentes de la otrora perla de las Antillas y la cohorte de fantasmas en las cuales ha convertido a sus habitantes el criminal intento de abolir la individualidad.

Link Within

Related Posts with Thumbnails

Mis raices

A donde van ahora mismo estos cuerpos que no puedo nunca dejar de alumbrar...

Silvio Rodriguez

Jose Marti

Subita de un salto arranca,
hurtase, se quiebra, gira;
abre en dos la cachemira,
ofrece la bata blanca.

("La bailarina española")



Yo vengo de todas partes
y hacia todas partes voy,
arte soy entre las artes
y en los montes, monte soy.

("Versos sencillos")



El amor, madre, a la patria,
no es el amor ridiculo a la tierra,
ni a la hierba que pisan nuestras plantas;
es el odio invencible a quien la oprime,
es el rencor eterno a quien la ataca...

("Abdala")


Mirame, madre, y por tu amor no llores.
Si esclavo de mi edad y mis doctrinas tu mártir corazón llené de espinas, piensa que nacen entre espinas flores.


(Carta a Leonor Pérez desde el presidio de Isla de Pinos
el 28 de agosto de 1870)

* * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Jose Lezama Lima

Dánae teje el tiempo dorado por el 
Nilo 
envolviendo los labios que pasaban
entre labios y vuelos desligados.
La mano o el labio o el pájaro
nevaban.
Era el círculo en nieve que se abría.
Mano era sin sangre la seda que
borraba
la perfección que muere de rodillas
y en su celo se esconde y se divierte.
Vertical desde el mármol no miraba
la frente que se abría en loto húmedo.
En chillido sin fin se abría la floresta
al airado redoble en flecha y muerte.
¿No se apresura tal vez su fría mirada
sobre la garza real y el frío tan débil
del poniente, grito que ayuda la fuga
del dormir, llama fría y lengua
alfilereada?
.................................................... 
Así el espejo averiguó callado,
así Narciso en pleamar fugó sin alas.


("Muerte de Narciso")


* * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Jorge Luis Borges

"Una rosa y Milton"


De las generaciones de las rosas
Que en el fondo del tiempo se han perdido
Quiero que una se salve del olvido,
Una sin marca o signo entre las cosas
Que fueron. El destino me depara
Este don de nombrar por vez primera
Esa flor silenciosa, la postrera
Rosa que Milton acercó a su cara,
Sin verla. Oh tú bermeja o amarilla
O blanca rosa de un jardín borrado,
Deja mágicamente tu pasado
Inmemorial y en este verso brilla,
Oro, sangre o marfil o tenebrosa
Como en sus manos, invisible rosa.




Las plazas agravadas por la noche sin dueño
Son los patios profundos de un árido palacio
Y las calles unánimes que engendran el espacio
Son corredores de vago miedo y de sueño.

(La noche cíclica)



"El enamorado"

Lunas, marfiles, instrumentos, rosas,
lamparas y la linea de Durero,
las nueve cifras y el cambiante cero,
debo fingir que existen esas cosas.

Debo fingir que en el pasado fueron
Persepolis y Roma y que una arena
sutil midio la suerte de la almena
que los siglos de hierro deshicieron.

Debo fingir las armas y la pira
de la epopeya y los pesados mares
que roen de la tierra los pilares.

Debo fingir que hay otros. Es mentira.
Solo tu eres. Tu, mi desventura
y mi ventura, inagotable y pura.



* * * * * * * * * * * * *

Pablo Neruda

Empujado por los designios de la tierra,
como una ola en el mar, hacia ti va mi cuerpo
y tú en tu carne encierras las pupilas sedientas
con que miraré cuando estos ojos que tengo
se me llenen de tierra.

("Amiga no te mueras")



Hemos perdido aun este crépusculo.
Nadie nos vio esta tarde con las manos unidas
mientras la noche azul caía sobre el mundo.

("Poema 10")



Tú sabes cómo es esto:
si miro
la luna de cristal, la rama roja
del lento otoño en mi ventana,
si toco
junto al fuego
la impalpable ceniza
o el arrugado cuerpo de la leña,
todo me lleva a ti,
como si todo lo que existe,
aromas, luz, metales,
fueran pequeños barcos que navegan
hacia las islas tuyas que me aguardan.

("Si tú me olvidas")


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nicolás Guillén

Sombras que sólo yo veo,
me escoltan mis dos abuelos.

Lanza con punta de hueso,
tambor de cuero y madera:
mi abuelo negro.
Gorguera en el cuello ancho,
gris armadura guerrera:
mi abuelo blanco.

Pie desnudo, torso pétreo
los de mi negro;
pupilas de vidrio antártico
las de mi blanco.

("Balada de los dos abuelos")


* * * * * * * * * * * * * * * * * * *