Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

lunes, 28 de septiembre de 2009

Dentro de mí

Yo sé muy bien que en esta noche he muerto

Aunque mis dedos acaricien el trazo de tu nombre,

Aun si mi lengua anida palabras imposibles,

Relictos de la aurora donde tu fe nos dio conciencia;

Yo sé muy bien que en el umbral de muchos mares

Tu mirada reposa, impenitente, que tu sonrisa eleva

Mi canción hasta aquel cielo herido de inocencia,

Refugio de un adios jamás labrado, pesar mendigo de

Mis besos, juglar de mis nostalgias, caramillo indolente

De un naufragio, donde la luz rompe sus velas.


En esta noche el aire sabe a labios, donde no florecieron

Los más ansiados besos. La tierra borra mi semblante

Sin dolor, sin una lágrima de viento para romper cadenas,

Aquí, dentro de mí, donde una voz se ahoga de impotencia,

Donde todo el amor que cabe bajo el sol no alcanzó tu ribera.



domingo, 20 de septiembre de 2009

Capricho

Sigfried Zademack, "El beso"

Devorate mi aliento,

La noche sigue siendo

Una canción inconclusa,

Delirio de la aurora, trepidar de

Ojos vastos y mutiladas ausencias,

Sonrisas que se ahogan en un beso

Sobre la firme ladera de tu vientre,

Alli... donde naufraga el pensamiento.


Al pie de nuestro lecho, la luna,

Inexorablemente abriga los fantasmas,

Las musas insurgentes de un frenético abrazo.

Mi deseo perdura huerfano de anhelos

Rendido en el silencio inabarcable de

Tus labios que azotan, como marea en vilo,

Los pilares de un sueño.


Bajo el hechizo de mi sombra

Tu cuerpo viene a mi, rompiendo amarras;

Vergüenzas ancestrales, como cristales ebrios,

Calor que vuelve a ser el centro de mi estrella y

Evoca de mi pecho las rosas sin olvido.


Al norte de mis ansias, tu luz funda desiertos,

Quema las alas soñolientas de Icaro en

Su nido de brisas. Eres pasión y agonia,

Como las tardes quejumbrosas del estío,

Como aquel grito de mis ansias que te nombra

Mansa y altanera, intensa y lívida,

Enigma deslumbrate de la luz,

Como el silencio de las rosas.



Sting, "When we dance"

Albricias! Otro premio! Una vez mas os remito a la esquina superior derecha de esta pagina. Mi querida CLsT no escatima elogios cuando de los amigos se trata y es este un rasgo de su personalidad que yo valoro mucho, puesto que al hablar de los amigos los elogios nunca sobran.
CLsT me ha hecho entrega de esta graciosa figurilla con la recomendacion de no publicarla si, por alguna razon, la imagen no resulta de mi agrado o no se ajusta al diseño general de la pagina, con lo cual demuestra ser portadora de otra gran cualidad: la modestia.
Tengo la seguridad de que esta preciosa miniatura no dejara indiferente a nadie.
El premio en cuestion debia llamarse "Inspiracion de Orfeo" dado su mensaje intrinseco, el cual representa el deseo y la certeza de que el mistico juglar ampara nuestra obra.
Una vez mas, querida amiga, gracias por tu gentileza.

martes, 15 de septiembre de 2009

De sombra y luz

Andrei Bartesh, tomado de la serie "Erotica"


Sueño tus ojos...

Un brillo conquistado en la marea sube,

Trae suspiros breves de flores y de escarcha,

De peces ebrios de llovizna y

Deseos remotos.


Tu perfume se aisla

De las cosas más ciertas,

Me descubre desnudo en la ventana,

Jugando a tejer las horas

Con tu nombre,

Derrocando en la alacena

Innoble de mi cuerpo,

El último rincón que no recuerda

La seda perfumada que descansa

En tu pecho y agita, soñadora,

Una fábula en mi mente.


Sueño tu risa y el humedo crisol

Donde vertí mis lagrimas, delata,

Por cuanto corazón vale

Vivir de tu recuerdo,

Si me arrancas a ciegas de la soledad,

En tierno vuelo y el regio manto de la noche

Me susurra, la nota doble de su voz

Rescatada en un verso.


Sueño tu ser...

De tiempo en ilusión regresa un ángel tibio,

Un querubin de sombra y luz que

Fecunda tu mente.


Si aún te duele el frío gris donde me agotas y

Lloras tu terror de sueños derruidos,

Despierta en algún sitio de los dos

Esa paciencia lírica y sabe que

En el vórtice azul de cada sueño mio

Te convovo.



Foreigner, "I want to know what love is"

lunes, 14 de septiembre de 2009

Detrás de aquella huella

George Grie, "Final frontier voyager"


Hay un misterio que desliza su espíritu

En la mortaja indolente del olvido,

Un misterio que me ata de manos

Y no deja existir un halo de conciencia,

Tras el grito irresoluble de mi instinto.


Más allá de tu aurora arden mil soles,

El manto escabroso de la noche pinta olas,

Sobre el lienzo decadente de un amanecer tardío.


Tan solo tú y el mar,

El mar y yo...

Nuestra ignorancia que se duele de silencios,

Que no admite una espera, sin ver nuevas razones y

Al cabo de mil días de soñarte te descubre ausente.


En algún sitio de mis noches, mi sed de ti es estrella

Regresa desde el tiempo, devorando los actos

De ruta irreversible. Acaso hay un perdón inescrutable,

Un perdón en singular que no tolera el sacrilegio

De vertirse entre tus labios sin secuela.


Donde quiera que estes mis sueños te idolatran,

Persiguiendo la estela irregular de tu proa en mi corriente.


Detras de aquella huella nada existe.

Un cielo gris que se disuelve en la memoria del ocaso,

Gaviotas sin oriente disputandose a gritos mis restos

Sobre la cruz inmaculada del viento.


Joan Manuel Serrat, "Balada de otoño"

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Si ya no existes

Denis Buchell, "V"

Primero fue la noche y yo

Habite la sombra,

Ignorado en tus ojos.


Primero fue el naufragio de

Todos mis preceptos,

Un aluvion de sueños en pos de tu silueta,

Martirio de las horas que ayende de ti son nada y

En tu mirada encuentran

Su paz y su nobleza.


Te conozco,

Aunque pienses que apenas

Has llegado a mi vida,

He besado tus labios

En mil sueños prohibidos.


Madrugada de rosas sedientas de rocio,

Estrellamar y perlas de callado lamento...

Asi de tierna es tu sonrisa.


Te conozco,

Te conozco y te deseo y

Te busco a hurtadillas

Entre las siglas de mi alma,

En tu olor que satura mis manos,

En tu voz que me da alas

Mas ardientes que el viento.


Delirio.

Es delirio pensarte,

Es tenerte presente en la mies de mis segundos,

Es desear que el dia no soporte tu ausencia y

Pueda despertar en ti la sal de mi nostalgia.


Regresa de una vez,

Llename de esa paz que florece en tus gestos,

Porque no puedo ya vivir de tu recuerdo,

Porque me duele tanta maravilla,

Porque no quiero ser si ya no existes...

Amor.


Silvio Rodriguez, "Te conozco"

lunes, 7 de septiembre de 2009

Queridos amigos, saludos a todos, les ruego que presten atencion a la imagen que acaba de aparecer en la esquina superior derecha de esta página. ¡Se trata de un premio! El mismo se titula "Award Double Scroll", ha sido auspiciado por "Psiconavegando paradigmas" (http://clst-caldero.blogspot.com/) en conmemoracion de haber alcanzado la cifra de 30 000 (¡treinta mil!) visitas y ha sido generosamente otorgado al "El inquilino", cito literalmente: "porque es un espacio al cual da gusto volver".
Dadas las inabarcables virtudes espirituales e intelectuales de quienes nos han otorgado este premio, lo considero el mayor galardón que haya recibido alguna vez y no en vano uso el plural al decir: "nos han otorgado", dado que este premio pertenece a todas aquellas personas que son asiduas de esta pagina y que con su cariño y apoyo moral hacen posible su existencia. A todos muchas gracias y un fuerte abrazo.

Jose

jueves, 3 de septiembre de 2009

Día gris

Jose Navarro Llorens, "Día nublado"


¿De que nos vale tanto invierno,

Cuando la luz es pan y cálida morada?

¿A donde se han marchado las caricias y

Los enigmas tibios de una voz

Que funda laberintos en mis horas?


Ya no soy más que un grano

De alma navegante, sin trigo y sin estrellas;

La primavera ignora el abismo de mi sed

Cuando en mis manos llueve y tú

Vuelves a ser la ruta más certera del olvido.


Afuera tiemblan los labios tremulos del dia,

Hundido entre sus hojas tersas,

Canta el algarrobo una canción de cuna;

Mas yo vuelvo a llorar con los ojos cerrados

Tragandome las lágrimas que añoran un destino,

Preguntando al silencio el rumbo incierto

De las noches en que tu cuerpo fué mi abrigo.


Link Within

Related Posts with Thumbnails

Mis raices

A donde van ahora mismo estos cuerpos que no puedo nunca dejar de alumbrar...

Silvio Rodriguez

Jose Marti

Subita de un salto arranca,
hurtase, se quiebra, gira;
abre en dos la cachemira,
ofrece la bata blanca.

("La bailarina española")



Yo vengo de todas partes
y hacia todas partes voy,
arte soy entre las artes
y en los montes, monte soy.

("Versos sencillos")



El amor, madre, a la patria,
no es el amor ridiculo a la tierra,
ni a la hierba que pisan nuestras plantas;
es el odio invencible a quien la oprime,
es el rencor eterno a quien la ataca...

("Abdala")


Mirame, madre, y por tu amor no llores.
Si esclavo de mi edad y mis doctrinas tu mártir corazón llené de espinas, piensa que nacen entre espinas flores.


(Carta a Leonor Pérez desde el presidio de Isla de Pinos
el 28 de agosto de 1870)

* * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Jose Lezama Lima

Dánae teje el tiempo dorado por el 
Nilo 
envolviendo los labios que pasaban
entre labios y vuelos desligados.
La mano o el labio o el pájaro
nevaban.
Era el círculo en nieve que se abría.
Mano era sin sangre la seda que
borraba
la perfección que muere de rodillas
y en su celo se esconde y se divierte.
Vertical desde el mármol no miraba
la frente que se abría en loto húmedo.
En chillido sin fin se abría la floresta
al airado redoble en flecha y muerte.
¿No se apresura tal vez su fría mirada
sobre la garza real y el frío tan débil
del poniente, grito que ayuda la fuga
del dormir, llama fría y lengua
alfilereada?
.................................................... 
Así el espejo averiguó callado,
así Narciso en pleamar fugó sin alas.


("Muerte de Narciso")


* * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Jorge Luis Borges

"Una rosa y Milton"


De las generaciones de las rosas
Que en el fondo del tiempo se han perdido
Quiero que una se salve del olvido,
Una sin marca o signo entre las cosas
Que fueron. El destino me depara
Este don de nombrar por vez primera
Esa flor silenciosa, la postrera
Rosa que Milton acercó a su cara,
Sin verla. Oh tú bermeja o amarilla
O blanca rosa de un jardín borrado,
Deja mágicamente tu pasado
Inmemorial y en este verso brilla,
Oro, sangre o marfil o tenebrosa
Como en sus manos, invisible rosa.




Las plazas agravadas por la noche sin dueño
Son los patios profundos de un árido palacio
Y las calles unánimes que engendran el espacio
Son corredores de vago miedo y de sueño.

(La noche cíclica)



"El enamorado"

Lunas, marfiles, instrumentos, rosas,
lamparas y la linea de Durero,
las nueve cifras y el cambiante cero,
debo fingir que existen esas cosas.

Debo fingir que en el pasado fueron
Persepolis y Roma y que una arena
sutil midio la suerte de la almena
que los siglos de hierro deshicieron.

Debo fingir las armas y la pira
de la epopeya y los pesados mares
que roen de la tierra los pilares.

Debo fingir que hay otros. Es mentira.
Solo tu eres. Tu, mi desventura
y mi ventura, inagotable y pura.



* * * * * * * * * * * * *

Pablo Neruda

Empujado por los designios de la tierra,
como una ola en el mar, hacia ti va mi cuerpo
y tú en tu carne encierras las pupilas sedientas
con que miraré cuando estos ojos que tengo
se me llenen de tierra.

("Amiga no te mueras")



Hemos perdido aun este crépusculo.
Nadie nos vio esta tarde con las manos unidas
mientras la noche azul caía sobre el mundo.

("Poema 10")



Tú sabes cómo es esto:
si miro
la luna de cristal, la rama roja
del lento otoño en mi ventana,
si toco
junto al fuego
la impalpable ceniza
o el arrugado cuerpo de la leña,
todo me lleva a ti,
como si todo lo que existe,
aromas, luz, metales,
fueran pequeños barcos que navegan
hacia las islas tuyas que me aguardan.

("Si tú me olvidas")


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nicolás Guillén

Sombras que sólo yo veo,
me escoltan mis dos abuelos.

Lanza con punta de hueso,
tambor de cuero y madera:
mi abuelo negro.
Gorguera en el cuello ancho,
gris armadura guerrera:
mi abuelo blanco.

Pie desnudo, torso pétreo
los de mi negro;
pupilas de vidrio antártico
las de mi blanco.

("Balada de los dos abuelos")


* * * * * * * * * * * * * * * * * * *