Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

miércoles, 15 de junio de 2011

Índigo

Annick Bouvier. Oleo sobre lienzo. Sin titulo.


Trasnochada en la violencia de la espera,

Retorna mi nostalgia a procurar tu huella;

Cada gesto de mis manos evoca tu rostro,

Predicen tu regreso las grietas que en mi

Alma labra, impunemente, la impaciencia.


Me urge el vuelo ágil de tu fantasía,

Como premisa irrelevable de la primavera;

Gracia sublime que asume en su lagar los

Cimientos del mundo, para exponer su

Corazón, a plena luz, en mi trinchera.


Allende tu sonrisa, mi ilusión vive quemando

Los restos de una vida hastiada de tristeza;

En la vanguardia de las horas, finge apenas

La noche circular, tu madrugada, dilata en

Su penumbra el salto abrupto de mi sangre

Erguida en soledad, como una estrella.


La noche expira en el vestigio de una lágrima,

Vuelve de ti a mi anhelo el gesto grávido,

La palabra dormida en el umbral de una caricia,

El brillo ígneo de un deseo, si naufraga en tus ojos,

Cuando la espera es algo más que mil horas de

Insomnio, como ilusión hecha coraza y pluma

En el supremo índigo del cielo, como la vida es

Breve para conquistar la magnitud de un beso.



video
Roxette, "Spending my time"

11 comentarios:

  1. Presento mis respetos.

    Un fuerte abrazo, desde España.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu visita. Ha sido un verdadero placer visitar tu pagina. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Tu poesía siempre tan llena de color. Este poema me ha resultado especialmente envolvente.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Tu estilo inconfundible, juegas con las palabras y sonidos. Tu entrega de imágenes es notable.
    Un abrazo José.

    ResponderEliminar
  5. Jose
    es maravilloso como escribís, porque hay mucha pasión
    un beso

    ResponderEliminar
  6. Os invito a visitar en facebook la pagina de LA MACULA PURPURA, titulo de la novela de Salmorelli.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola,preciosas letras van desnudando lentamente la integral belleza de este blog, si te va la palabra elegida, la poesía,te espero en el mio,será un placer,es
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen día, besos irreverentes...

    ResponderEliminar
  8. Dejas sin palabras al lector, Jordan, con la boca abierta para un suspiro. Bella lirica la tuya. Magnifico!

    Te felicito una vez mas, y te dejo una invitacion:

    Que puedes contarme de la gallina que cedio sus patas a la casa de la Baba Yaga? jajaja no, no estoy de broma, es una invitacion a los escritores amigos para colaborar en "Las Segundas Voces de Camelot". La info esta en mi blog (y si me lo permites hago extensible la invitacion a tus lectores/amigos).

    Un placer leerte, como siempre Jordan.
    Te dejo muchos besos *

    ResponderEliminar
  9. Un poema de una cadencia suave, donde el sentimiento fluye, un placer
    saludos

    ResponderEliminar
  10. Estas palabras mensajeras a traves de las distancias, deseo lleguen a ti y seres queridos , portadoras de cariño y energias de BienEstar:
    Que tú corazón esté ligero y tus bolsillos pesados.
    Que la Buena suerte te persiga.
    Que cada día y cada noche tengas muros contra el viento, y un techo para la lluvia.
    Que tengas alimento junto a la fogata y, risas para consolarte.
    Que aquellos a quienes amas estén cerca de ti,

    Y........todo lo que tú corazón desee!
    .
    FELIZ NOCHEBUENA...FELIZ NAVIDAD!!!
    .
    Abuela Cyber
    .

    ResponderEliminar

Link Within

Related Posts with Thumbnails

Mis raices

A donde van ahora mismo estos cuerpos que no puedo nunca dejar de alumbrar...

Silvio Rodriguez

Jose Marti

Subita de un salto arranca,
hurtase, se quiebra, gira;
abre en dos la cachemira,
ofrece la bata blanca.

("La bailarina española")



Yo vengo de todas partes
y hacia todas partes voy,
arte soy entre las artes
y en los montes, monte soy.

("Versos sencillos")



El amor, madre, a la patria,
no es el amor ridiculo a la tierra,
ni a la hierba que pisan nuestras plantas;
es el odio invencible a quien la oprime,
es el rencor eterno a quien la ataca...

("Abdala")


Mirame, madre, y por tu amor no llores.
Si esclavo de mi edad y mis doctrinas tu mártir corazón llené de espinas, piensa que nacen entre espinas flores.


(Carta a Leonor Pérez desde el presidio de Isla de Pinos
el 28 de agosto de 1870)

* * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Jose Lezama Lima

Dánae teje el tiempo dorado por el 
Nilo 
envolviendo los labios que pasaban
entre labios y vuelos desligados.
La mano o el labio o el pájaro
nevaban.
Era el círculo en nieve que se abría.
Mano era sin sangre la seda que
borraba
la perfección que muere de rodillas
y en su celo se esconde y se divierte.
Vertical desde el mármol no miraba
la frente que se abría en loto húmedo.
En chillido sin fin se abría la floresta
al airado redoble en flecha y muerte.
¿No se apresura tal vez su fría mirada
sobre la garza real y el frío tan débil
del poniente, grito que ayuda la fuga
del dormir, llama fría y lengua
alfilereada?
.................................................... 
Así el espejo averiguó callado,
así Narciso en pleamar fugó sin alas.


("Muerte de Narciso")


* * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Jorge Luis Borges

"Una rosa y Milton"


De las generaciones de las rosas
Que en el fondo del tiempo se han perdido
Quiero que una se salve del olvido,
Una sin marca o signo entre las cosas
Que fueron. El destino me depara
Este don de nombrar por vez primera
Esa flor silenciosa, la postrera
Rosa que Milton acercó a su cara,
Sin verla. Oh tú bermeja o amarilla
O blanca rosa de un jardín borrado,
Deja mágicamente tu pasado
Inmemorial y en este verso brilla,
Oro, sangre o marfil o tenebrosa
Como en sus manos, invisible rosa.




Las plazas agravadas por la noche sin dueño
Son los patios profundos de un árido palacio
Y las calles unánimes que engendran el espacio
Son corredores de vago miedo y de sueño.

(La noche cíclica)



"El enamorado"

Lunas, marfiles, instrumentos, rosas,
lamparas y la linea de Durero,
las nueve cifras y el cambiante cero,
debo fingir que existen esas cosas.

Debo fingir que en el pasado fueron
Persepolis y Roma y que una arena
sutil midio la suerte de la almena
que los siglos de hierro deshicieron.

Debo fingir las armas y la pira
de la epopeya y los pesados mares
que roen de la tierra los pilares.

Debo fingir que hay otros. Es mentira.
Solo tu eres. Tu, mi desventura
y mi ventura, inagotable y pura.



* * * * * * * * * * * * *

Pablo Neruda

Empujado por los designios de la tierra,
como una ola en el mar, hacia ti va mi cuerpo
y tú en tu carne encierras las pupilas sedientas
con que miraré cuando estos ojos que tengo
se me llenen de tierra.

("Amiga no te mueras")



Hemos perdido aun este crépusculo.
Nadie nos vio esta tarde con las manos unidas
mientras la noche azul caía sobre el mundo.

("Poema 10")



Tú sabes cómo es esto:
si miro
la luna de cristal, la rama roja
del lento otoño en mi ventana,
si toco
junto al fuego
la impalpable ceniza
o el arrugado cuerpo de la leña,
todo me lleva a ti,
como si todo lo que existe,
aromas, luz, metales,
fueran pequeños barcos que navegan
hacia las islas tuyas que me aguardan.

("Si tú me olvidas")


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nicolás Guillén

Sombras que sólo yo veo,
me escoltan mis dos abuelos.

Lanza con punta de hueso,
tambor de cuero y madera:
mi abuelo negro.
Gorguera en el cuello ancho,
gris armadura guerrera:
mi abuelo blanco.

Pie desnudo, torso pétreo
los de mi negro;
pupilas de vidrio antártico
las de mi blanco.

("Balada de los dos abuelos")


* * * * * * * * * * * * * * * * * * *