Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

domingo, 9 de mayo de 2010

A un soldado sin nombre

E.V. Vuchetich y N.V. Nikitin, "La Madre Patria llama"



"Tan ignoto es tu nombre, como inmortal tu hazaña."
Inscripción al pie de la tumba del soldado desconocido en Moscú.


No hay nadie en casa,

Las paredes reclaman

El calor de otro fuego;

Repetido en su adios

Ha quedado el soldado,

Sin más pan que su amor,

Sin más hogar que un sueño.


Ya no cabe su lecho en

La humedad de una caricia,

No bendicen sus labios

La sed de otro cuerpo;

Se ha quebrado la noche

Bajo una cruz de estigia,

Se ha marchado el amor

A vestirse de hierro.


Tu nombre ya no importa,

Ha cavado, la ira,

Un recinto en la tierra;

Bien vale tu dolor

El ansia de ser libre,

No ha de quemarse el cielo

Al fragor de la guerra.


El fuego en tu fusil

Rompe la bruma,

Renace tu memoria en

La paz que concede,

Sobre la tierra amada

Tu corazón pervive y

En cada corazón

Tu legado no muere.


Hermano de ilusiones,

Fiel guerrero,

Muy dentro de la noche

El frio te castiga

Tu sangre muerde el viento y

Tu consigna de no vivir jamás

Hincado de rodillas;

Destroza, infatigable,

El manto de la muerte.


Al cabo de este tiempo,

Te recuerdo;

Hago mios tus sueños,

Felíz de estar contigo.


Que no muera jamás

De tu hazaña el recuerdo.


Que siga en tu panteón

El fuego siempre vivo.




video
Dire Straits, "Brother in arms"

9 comentarios:

  1. Bello homenaje a esos miles de soldados anónimos, que en cada guerra entregan su vida por una causa -justificada o no-, pero que forman parte de la memoria colectiva de los pueblos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Siempre bellas tus palabras. He visto además una entrada tuya de 2008 que me ha dejado maravillada. Eternidad se llama. Voy a seguir mi visita en el pasado de tu blog.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ...como siempre.
    Adoro la pasión de tus palabras.
    Te abrazo, mi querido isleño.

    ResponderEliminar
  4. Taty, tus palabras siempre son sabias y gratas. En verdad, la guerra no tiene justificacion, mas el comportamiento de los hombres ante la mayor de las adversidades, nos da la medida del valor, la nobleza y la abnegacion de pueblos enteros. Un abrazo.

    Eau, que gusto me da imaginarte hurgando entre mis viejos papeles. A veces releo los versos que escribi hace algunos años y me asombro, al enfrentarme ante mis propios pensamientos, vistos a traves del prisma siempre irregular del tiempo. Creo que el amor es el unico de los sentimientos humanos que sirve de justificacion a la idea de la eternidad de las almas. En ese sentido, me gustaria mucho que leas la entrada del 15 de junio de 2009 titulada "Amar como los arboles". Gracias por tu amabilidad y tu presencia. Un abrazo.

    Mi adorada isleña, pero que malita eres conmigo, hace tanto que no me dejas saber nada de ti. Recibe un beso inmenso y no dejes de escribir. Bienvenida siempre.

    ResponderEliminar
  5. Jose....
    cuantas guerras inutiles y cuantos hombres muertos para nada...
    las guerras no sirven , solo acumulan odio y dolor...
    sos un genio escribiendo porque lo haces con mucha pasion, se siente cuando te leemos
    un beso grande

    ResponderEliminar
  6. Hola Jose. He leído "Amar como los árboles". Me ha encantado. El amor no tiene fronteras. Es en todo el mundo así, maravilloso como tú lo describes. Bellísimas tus palabras.
    Un abrazo...Voy a seguir leyendo alguna más.

    ResponderEliminar
  7. José...

    tu pluma dibuja con intensa sensibilidad... lo que en tu corazón palpita...
    amor y respeto... recuerdo y homenaje... más allá del sentido inútil de toda guerra... queda el heroísmo de aquel que entregó su vida con valentía... (estemos de acuerdo o no con ello)
    gracias amigo queridísimo!!!
    un poema intenso y bello!

    hermosos días!!

    beso!!

    ResponderEliminar
  8. Precioso post, foto, palabras y música.
    Un besote

    ResponderEliminar
  9. Gianna, tienes toda la razon, y resulta asombroso que aun siendo tus palabras expresion del deseo y la voluntad de la mayor parte de la humanidad; las guerras persistan y parezcan no tener fin. Un dia llegara, en que la violencia no sea mas que una pagina ininteligible de la historia. Hasta ese entonces habra guerreros de la luz, donde quiera que intenten imponerse las tinieblas.
    Recibe un beso inmenso.


    Eau, me alegra indeciblemente, que mis sueños hayan hecho eco entre los tuyos. Gracias por tu amable visita y tus gratas palabras. Bienvenida siempre. Un abrazo.


    Mi adorada Ursula, gracias a ti, por estar siempre aqui (pongo la diestra sobre mi corazon).
    Nuestros puntos de vista coinciden una vez mas.
    Gracias por el inmenso placer de tu visita.
    Un beso infinito.


    Yraya, querida, que alegria me has dado! Tu visita no deja de ser un acontecimiento. Me alegro que te haya gustado este post. Quise publicar algo que estuviera en correspondencia con la la celebracion del 65 aniversario de la victoria de los ejercitos aliados sobre el fascismo y he aqui el resultado.
    Recibe un gran beso.
    Gracias por estar.

    ResponderEliminar

Link Within

Related Posts with Thumbnails

Mis raices

A donde van ahora mismo estos cuerpos que no puedo nunca dejar de alumbrar...

Silvio Rodriguez

Jose Marti

Subita de un salto arranca,
hurtase, se quiebra, gira;
abre en dos la cachemira,
ofrece la bata blanca.

("La bailarina española")



Yo vengo de todas partes
y hacia todas partes voy,
arte soy entre las artes
y en los montes, monte soy.

("Versos sencillos")



El amor, madre, a la patria,
no es el amor ridiculo a la tierra,
ni a la hierba que pisan nuestras plantas;
es el odio invencible a quien la oprime,
es el rencor eterno a quien la ataca...

("Abdala")


Mirame, madre, y por tu amor no llores.
Si esclavo de mi edad y mis doctrinas tu mártir corazón llené de espinas, piensa que nacen entre espinas flores.


(Carta a Leonor Pérez desde el presidio de Isla de Pinos
el 28 de agosto de 1870)

* * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Jose Lezama Lima

Dánae teje el tiempo dorado por el 
Nilo 
envolviendo los labios que pasaban
entre labios y vuelos desligados.
La mano o el labio o el pájaro
nevaban.
Era el círculo en nieve que se abría.
Mano era sin sangre la seda que
borraba
la perfección que muere de rodillas
y en su celo se esconde y se divierte.
Vertical desde el mármol no miraba
la frente que se abría en loto húmedo.
En chillido sin fin se abría la floresta
al airado redoble en flecha y muerte.
¿No se apresura tal vez su fría mirada
sobre la garza real y el frío tan débil
del poniente, grito que ayuda la fuga
del dormir, llama fría y lengua
alfilereada?
.................................................... 
Así el espejo averiguó callado,
así Narciso en pleamar fugó sin alas.


("Muerte de Narciso")


* * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Jorge Luis Borges

"Una rosa y Milton"


De las generaciones de las rosas
Que en el fondo del tiempo se han perdido
Quiero que una se salve del olvido,
Una sin marca o signo entre las cosas
Que fueron. El destino me depara
Este don de nombrar por vez primera
Esa flor silenciosa, la postrera
Rosa que Milton acercó a su cara,
Sin verla. Oh tú bermeja o amarilla
O blanca rosa de un jardín borrado,
Deja mágicamente tu pasado
Inmemorial y en este verso brilla,
Oro, sangre o marfil o tenebrosa
Como en sus manos, invisible rosa.




Las plazas agravadas por la noche sin dueño
Son los patios profundos de un árido palacio
Y las calles unánimes que engendran el espacio
Son corredores de vago miedo y de sueño.

(La noche cíclica)



"El enamorado"

Lunas, marfiles, instrumentos, rosas,
lamparas y la linea de Durero,
las nueve cifras y el cambiante cero,
debo fingir que existen esas cosas.

Debo fingir que en el pasado fueron
Persepolis y Roma y que una arena
sutil midio la suerte de la almena
que los siglos de hierro deshicieron.

Debo fingir las armas y la pira
de la epopeya y los pesados mares
que roen de la tierra los pilares.

Debo fingir que hay otros. Es mentira.
Solo tu eres. Tu, mi desventura
y mi ventura, inagotable y pura.



* * * * * * * * * * * * *

Pablo Neruda

Empujado por los designios de la tierra,
como una ola en el mar, hacia ti va mi cuerpo
y tú en tu carne encierras las pupilas sedientas
con que miraré cuando estos ojos que tengo
se me llenen de tierra.

("Amiga no te mueras")



Hemos perdido aun este crépusculo.
Nadie nos vio esta tarde con las manos unidas
mientras la noche azul caía sobre el mundo.

("Poema 10")



Tú sabes cómo es esto:
si miro
la luna de cristal, la rama roja
del lento otoño en mi ventana,
si toco
junto al fuego
la impalpable ceniza
o el arrugado cuerpo de la leña,
todo me lleva a ti,
como si todo lo que existe,
aromas, luz, metales,
fueran pequeños barcos que navegan
hacia las islas tuyas que me aguardan.

("Si tú me olvidas")


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nicolás Guillén

Sombras que sólo yo veo,
me escoltan mis dos abuelos.

Lanza con punta de hueso,
tambor de cuero y madera:
mi abuelo negro.
Gorguera en el cuello ancho,
gris armadura guerrera:
mi abuelo blanco.

Pie desnudo, torso pétreo
los de mi negro;
pupilas de vidrio antártico
las de mi blanco.

("Balada de los dos abuelos")


* * * * * * * * * * * * * * * * * * *