Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

domingo, 2 de agosto de 2009

San Petersburgo

Anton Zheltikov, "Los canales de San Petersburgo"


Porque la cruz de mi moneda

sigue golpeando en sueños

la rígida cabeza del pájaro

de bronce y las esfínges gélidas

esconden en sus fauces

mi juventud y mis azares,

he regresado a ti;

como el hijo ignorado

que eternamente engendras

y mis pasos se hunden,

con delicia, en aquel polvo

azul que sepulta la noche

en la neblina de tus calles.


Solo me falta en esta hora

aquella mano sostenida,

como legado imperceptible

de la primavera, como

aquel gesto de mis ansias

que ciñe cual presagio

la penumbra, creyendo hallar

en su interior la promesa

de un beso.


El agua en el Fontanka gime

como un niño despojado

de pechos o canciones,

transitan sin derrota

tus luces en el Neva,

ruge la voz de cien leones

dormida en las campanas,

guarda la brisa, entre titanes,

el sueño inquieto de tus árboles...


Mas yo regreso de la luz

con las manos vacias,

reclamando un suspiro

detrás de cada piedra,

repitiendo tu nombre

a la ciudad que me navega

en la marea de las horas,

como un barco sin velas.

10 comentarios:

  1. sabes mi querido amigo bloguero, es increible que estes tan lejos y en un pais tan diferente, lo que me emociona que pusistes a jorge luis borges, argentino y a silvio rodriguez y jose marti, cubanos....muy sensible sos....beso desde buenos aires, argentina

    ResponderEliminar
  2. ...ayyy...Jose, Jose...creo que para escribir de esa manera debe tenerse un don. Y créeme que te lo digo con envidia. Pero no pienses que de la buena...nooo...es una envidia de esa que me vuelve medio-verdosa...jaja(suspiro).

    Me alivia saber que poder leerte es una forma de admirar lo que considero que son tus escritos...auténticas joyas.

    Me gustaría comentar cada uno de tus últimos post con tiempo y con el placer que regala la belleza que se lee.

    Acabo de regresar y me iré poniendo al día poquito a poco.

    Un abrazo lleno de cariño.

    ResponderEliminar
  3. ...ops!!!...y felicidades por todos esos nuevos seguidores!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Gianna. No hay de que sorprenderse. Yo naci en Cuba, vivi en La Habana hasta los 20 años, Jose Marti es mi apostol, Silvio uno de los idolos de mi generacion. Creci leyendo a Borges, a Cortazar, a Neruda... escuchando a Charlie Garcia, a Fito Paez... en fin, soy de la pandilla, choca esos cinco.

    ResponderEliminar
  5. Ursula, me conmueves. Recibir tantos elogios de alguien como tu, toda virtud y sensibilidad, capaz de dibujar con palabras los mas disimiles sentimientos; es el mayor galardon que haya podido recibir esta modesta obra.
    Te abrazo con inmenso cariño, desde lejos... lejos... y a la vez, muy cerca.

    ResponderEliminar
  6. Ayyy! Beatriz, que mala eres conmigo. No te lo digo por la envidia (yo tambien me pongo verde cuando leo tus relatos) sino porque hayas estado tanto tiempo sin escribirme una nota al menos. Bueno, a mi suele sucederme lo mismo, yo se de alguien que en este preciso momento debe estar leyendo esta nota y pensando: "Miren quien habla".
    Agradezco infinitamente tus nobles palabras. Me hace muy feliz saber que mis letras pueden llegar a aquellas personas que admiro y aprecio y entre esas personas tu tienes un lugar muy especial. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. y sigo encontrando y admirando buena poesía, estoy encantada de tanta belleza, no imaginaba que existiera una comunión de almas tan especiales, tus letras son nostálgicas y muy bellas, saluditos mi nuevo amigo.

    ResponderEliminar
  8. y acá estoy, entre las rosas una espina,
    solo dejarte un gran saludo hermano y felicitar por tus letras siempre oteando la distancia, buscándola, como corolario te dejo mi deseo,,,
    que la encuentres amigo poeta!

    un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Alejandra, por tus elogios y tu sensibilidad. Encantado de conocerte. Bienvenida a nuestra morada.

    Querido Alejandro, si fuera preciso compararte con una espina habria que añadir que se trata de una espina viril y purificadora. Muchas gracias por tus palabras. No te preocupes, te aseguro que ya la he encontrado. La encontre desde hace mucho tiempo, pero mis ojos necios se negaban a aceptar lo que ya mi corazon sabia. Tengo la certeza de que siempre estara a mi lado. Un abrazo, hermano.

    ResponderEliminar

Link Within

Related Posts with Thumbnails

Mis raices

A donde van ahora mismo estos cuerpos que no puedo nunca dejar de alumbrar...

Silvio Rodriguez

Jose Marti

Subita de un salto arranca,
hurtase, se quiebra, gira;
abre en dos la cachemira,
ofrece la bata blanca.

("La bailarina española")



Yo vengo de todas partes
y hacia todas partes voy,
arte soy entre las artes
y en los montes, monte soy.

("Versos sencillos")



El amor, madre, a la patria,
no es el amor ridiculo a la tierra,
ni a la hierba que pisan nuestras plantas;
es el odio invencible a quien la oprime,
es el rencor eterno a quien la ataca...

("Abdala")


Mirame, madre, y por tu amor no llores.
Si esclavo de mi edad y mis doctrinas tu mártir corazón llené de espinas, piensa que nacen entre espinas flores.


(Carta a Leonor Pérez desde el presidio de Isla de Pinos
el 28 de agosto de 1870)

* * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Jose Lezama Lima

Dánae teje el tiempo dorado por el 
Nilo 
envolviendo los labios que pasaban
entre labios y vuelos desligados.
La mano o el labio o el pájaro
nevaban.
Era el círculo en nieve que se abría.
Mano era sin sangre la seda que
borraba
la perfección que muere de rodillas
y en su celo se esconde y se divierte.
Vertical desde el mármol no miraba
la frente que se abría en loto húmedo.
En chillido sin fin se abría la floresta
al airado redoble en flecha y muerte.
¿No se apresura tal vez su fría mirada
sobre la garza real y el frío tan débil
del poniente, grito que ayuda la fuga
del dormir, llama fría y lengua
alfilereada?
.................................................... 
Así el espejo averiguó callado,
así Narciso en pleamar fugó sin alas.


("Muerte de Narciso")


* * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Jorge Luis Borges

"Una rosa y Milton"


De las generaciones de las rosas
Que en el fondo del tiempo se han perdido
Quiero que una se salve del olvido,
Una sin marca o signo entre las cosas
Que fueron. El destino me depara
Este don de nombrar por vez primera
Esa flor silenciosa, la postrera
Rosa que Milton acercó a su cara,
Sin verla. Oh tú bermeja o amarilla
O blanca rosa de un jardín borrado,
Deja mágicamente tu pasado
Inmemorial y en este verso brilla,
Oro, sangre o marfil o tenebrosa
Como en sus manos, invisible rosa.




Las plazas agravadas por la noche sin dueño
Son los patios profundos de un árido palacio
Y las calles unánimes que engendran el espacio
Son corredores de vago miedo y de sueño.

(La noche cíclica)



"El enamorado"

Lunas, marfiles, instrumentos, rosas,
lamparas y la linea de Durero,
las nueve cifras y el cambiante cero,
debo fingir que existen esas cosas.

Debo fingir que en el pasado fueron
Persepolis y Roma y que una arena
sutil midio la suerte de la almena
que los siglos de hierro deshicieron.

Debo fingir las armas y la pira
de la epopeya y los pesados mares
que roen de la tierra los pilares.

Debo fingir que hay otros. Es mentira.
Solo tu eres. Tu, mi desventura
y mi ventura, inagotable y pura.



* * * * * * * * * * * * *

Pablo Neruda

Empujado por los designios de la tierra,
como una ola en el mar, hacia ti va mi cuerpo
y tú en tu carne encierras las pupilas sedientas
con que miraré cuando estos ojos que tengo
se me llenen de tierra.

("Amiga no te mueras")



Hemos perdido aun este crépusculo.
Nadie nos vio esta tarde con las manos unidas
mientras la noche azul caía sobre el mundo.

("Poema 10")



Tú sabes cómo es esto:
si miro
la luna de cristal, la rama roja
del lento otoño en mi ventana,
si toco
junto al fuego
la impalpable ceniza
o el arrugado cuerpo de la leña,
todo me lleva a ti,
como si todo lo que existe,
aromas, luz, metales,
fueran pequeños barcos que navegan
hacia las islas tuyas que me aguardan.

("Si tú me olvidas")


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nicolás Guillén

Sombras que sólo yo veo,
me escoltan mis dos abuelos.

Lanza con punta de hueso,
tambor de cuero y madera:
mi abuelo negro.
Gorguera en el cuello ancho,
gris armadura guerrera:
mi abuelo blanco.

Pie desnudo, torso pétreo
los de mi negro;
pupilas de vidrio antártico
las de mi blanco.

("Balada de los dos abuelos")


* * * * * * * * * * * * * * * * * * *